Cinco locuras para entender el universo de tus hijos en un mundo globalizado

miércoles, 14 de marzo de 2018

Cinco locuras para entender el universo de tus hijos en un mundo globalizado



Cinco locuras para entender el universo de tus hijos en un mundo globalizado

En los previos de una reunión, una Sub Directora de una empresa de tecnología, me comentó con preocupación que el colegio de su hijo está menos valorado que el resto de los de su zona debido al origen cultural diverso  de los alumnos. 

Unos días después, una colega me envió la publicidad de un taller organizado por el Servicio de Convivencia Intercultural de su barrio. El objetivo del mismo, era desmontar los tópicos y los rumores, con relación a los alumnos extranjeros en los colegios.

A priori, las dos situaciones mencionadas parecen negativas ya que en España llevamos casi dos décadas conviviendo con extranjeros y se supone que a estas alturas, ya deberíamos estar acostumbrados a la diversidad cultural. 

Desde mi perspectiva son noticias muy positivas porque cuando se ponen las cartas sobre la mesa y surgen conversaciones abiertas en torno a determinados temas, estos van por el buen camino porque se busca una solución. Sería algo negativo, si no conversaramos sobre las diferencias culturales en entornos públicos.

Y es que, realizar cambios en nuestra vida no es nada fácil, mucho menos cuando hablamos de transformaciones tan evidentes como la llegada de un número considerable de extranjeros a un país.

Por ello, es lógico que no sepamos reaccionar ante comportamientos de personas de otras culturas y viceversa. Sin embargo, este tipo de conductas no se limitan a ámbitos interculturales,  sino que se extienden a nuestro entorno más cercano. Nos relacionamos con personas que se parecen a nosotros para ahorrarnos esfuerzos de comunicación y permanecer en nuestra zona de confort.

Así lo explica, Tanya Menon en una charla de TED titulada: The secret to great opportunities? The person you have not met yet. 

¿El Secreto de las grandes oportunidades?: La persona que todavía no has conocido

Menon profesora de negocios en una universidad estadounidense, se acuerda de la cara y del nombre de sus ex alumnos -no porque tenga una memoria extraordinaria- sino porque evoca el sitio en el que se sentaban en sus clases y quienes les rodeaban. Esto se debe a que somos criaturas de hábitos y nos gusta compartir con los amigos que son más afines a nosotros. 


A largo plazo, es probable que estos comportamientos tengan más desventajas que beneficios.

Hagamos un ejercicio. Piensa en tu entorno laboral, en tus amistades y en tus ratos de ocio. ¿Las personas que te rodean son de tu misma nacionalidad? ¿Son del mismo género? ¿Tienen tu misma edad? ¿Comparten tu misma raza o etnia? ¿Comparten tu mismo estilo de ropa?

¡Hasta aquí todo fenomenal! Los problemas se presentan cuando nos encontramos al borde del precipicio, cuando estamos en crisis, cuando necesitamos nuevas ideas y cuando buscamos nuevas oportunidades.

Menon, dice que sus ex alumnos se gradúan de la universidad con una red de amigos bastante reducida, que es exactamente igual que ellos y este hecho, tiene consecuencias  negativas cuando empiezan a trabajar en entornos internacionales.

Los padres que se preocupan porque sus hijos se relacionan con niños extranjeros han tenido una educación a favor de la homogeneidad y es natural que no sepan como reaccionar.

A continuación te menciono cinco locuras para entender el universo de tus hijos en un mundo globalizado:

1. Relacionate con padres de niños extranjeros. Aprovecha las reuniones del cole para introducirte en el universo de tus hijos y entender en primera persona otras formas de percibir el mundo.

2. Busca a personas de otras nacionalidades en los espacios de ocio. Si bajas al parque con tus hijos, habla con personas  que evitas por el hecho de ser distintas a ti.

3. Complicate la vida y ve a sitios distintos. Vas al mismo supermercado y ahorras tiempo porque ya conoces el sitio exacto en el que están las cosas. No estaría mal, si de vez en cuando visitas un sitio diferente, ¡encontrarás gente distinta y muchas sorpresas porque conocerás como reaccionas ante diferentes situaciones!. 

4. Trata a los niños extranjeros como te gustaría que trataran a los tuyos. El principio de reciprocidad trasciende a todas las culturas. Si tratas bien a una persona, esta te responderá de la misma manera sin importar cual sea su nacionalidad.

5. Ante una dificultad, olvídate de tu entorno natural. Cuando tengas un problema, olvídate de tus padres, amigos y familiares cercanos. En su lugar, acude a personas ajenas a ti, ¡quizá encuentres soluciones sencillas que no te habrías planteado con tu habitual forma de pensar!

Es probable que tu generación se haya caracterizado por la estabilidad. Sin embargo, el futuro de nuestros hijos se caracteriza por la movilidad. ¿De qué te sirve que tus hijos vivan en un “compartimiento estanco” si más temprano que tarde tendrán que salir al extranjero? 

Si pedimos ayuda a nuestras redes locales, encontraremos respuestas y soluciones parecidas a las nuestras porque está compuesta de personas que han crecido con nosotros y tienen nuestra misma forma de ver las cosas. En cambio, si acudimos a redes diversas procedentes de diferentes países y con antecedentes culturales opuestos, encontraremos soluciones más creativas.

Te cuento un ejemplo. Ayer fui a una pastelería muy coqueta en la calle de Fuencarral en Madrid. Mientras escribía este post observaba que los clientes vestían de forma similar. Le pregunté al encargado sobre su procedencia y este me comentó que la mayoría pertenecía al barrio. 

En la Universidad de Harvard los estudiantes no eligen a sus compañeros de habitación. Al principio la convivencia con personas de diferentes culturas, etnia y nacionalidad es muy complicada. Sin embargo, al finalizar sus estudios la mayoría confiesa que sus compañeros les han dado la oportunidad de experimentar la diversidad en primera persona y gracias a ellos, obtienen el pasaporte para interactuar en un mundo internacional.

Recuerda que: El secreto de las grandes oportunidades está en las personas que todavía no has conocido.

Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching Transcultural

ACERCA DE LA AUTORA

Mercedes Valladares Pineda, trabaja en Madrid de forma presencial. Y a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida "one to one" y para empresas. Utiliza la cultura y la psicología como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, facilita procesos a personas que quieran adaptarse a diferentes culturas, aumentar su autoestima cultural y aprender a gestionar la ansiedad y el estrés cultural. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar las barreras culturales que les dificultan su comunicación. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, organismos internacionales, ONG, escuelas de negocios, universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.

Copyright © 2015 TransCulturality All Right Reserved