Artículos

Talleres

Referencias

Próximos Talleres

Visite la lista de nuestros próximos talleres.


Ver listado

miércoles, 14 de febrero de 2018

En España no desayunamos como Reyes pero nos encantan los roscones


En España no desayunamos como Reyes pero nos encantan los roscones

Una de las costumbres españolas que más sorprenden a los extranjeros en España, es que los desayunos son bastante frugales, si  se comparan con otros países.

El 80% de los españoles se dirige a su trabajo con el tiempo justo. Antes de salir  de casa toman un "tentempié", -un vaso de leche,  un    o un café -, acompañados  por un alimento dulce o salado.  En Aragón y Castilla y León, hay preferencia por los desayunos dulces y en Catalunya y en  Andalucía, por los salados.

Lo que más llama la atención en otros países es que,  en lugar de tomar frutas por la mañana, preferimos la bollería, la repostería  "fina" o las "fritangas" de los churros, porras o buñuelos. Un extranjero me preguntó: “¿Por qué en España desayunan  siempre postres?”

A los amantes de  anteriores sustentos, se  les  hace  la boca  agua   cuando franquean una cafetería,  porque a primera hora de la mañana  pueden  tomar los típicos churros y porras, acompañados de chocolate caliente, napolitanas rellenas, croissants  y/o  tostadas con mantequilla y mermelada.  

A excepción del zumo de naranja que  se ofrece en algunos lugares, lo cierto es que es prácticamente imposible  encontrar frutas  en las cafeterías tradicionales, dado que solo se venden en locales de influencia estadounidense o en hoteles que sirven desayunos bufé. 

¿Por qué los españoles desayunan tan poco?

Las dos explicaciones más comunes son: 

Una cuarta parte de los españoles dice que se despierta tarde. 
El 42% de los españoles argumenta que no tiene hambre al levantarse.

Desde mi perspectiva, estas dos explicaciones se complementan con las que a continuación te enumero.

Los españoles dedican 3 horas y 48 minutos diarios a ver la televisión. Un 16% de nuestro tiempo al día, con excepción del 0,2% de personas que no vemos nunca televisión.  

Durante los días de semana, las series de televisión, reality shows y películas con más audiencia se transmiten entre las 22:00 y las 00:00 de la noche.

Una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), reveló que el 34,4% de los españoles, se acuesta entre las 23 y las 00:00 de la madrugada. 

El 56% de los españoles permanece en el trabajo aunque ya haya finalizado sus actividades laborales.

En España  se disfruta del momento presente y esta tendencia impide la planificación, así como evaluar las consecuencias que  los  actos tendrán a largo plazo. 

En España  un trabajador tiene el derecho  legal a disponer de 20 minutos para desayunar.

¿Qué tienen que ver estos seis puntos con nuestros hábitos alimenticios a primera hora de la mañana?

¡Más de lo que te imaginas! ¡Una cosa lleva a la otra!

Para poder desayunar tendríamos que hacer los siguientes cambios a nivel nacional:

1. Empezar a trabajar a las 8 de la mañana y salir entre las 5 y las 6. 

2. Los  informativos y los programas más punteros tendrían que iniciar antes.

3. Trabajar por objetivos. Si nos remuneran en base a nuestra productividad y no por horas de trabajo, es probable que disminuya  el “presentismo  laboral”.

A nivel personal:

1. Dejar de ver la tele para irnos más temprano a la cama.

2. Cambiar nuestras creencias en relación al desayuno. No valen excusas como decir : "mi estómago no está preparado para comer mucho recién levantado”  Cuando los españoles se alojan en hoteles, el desayuno continental se convierte en una necesidad prioritaria.

3. Ser conscientes de la importancia que tiene el desayuno para rendir mejor en el trabajo a lo largo del día y de que comer de forma más sana -eliminando la bollería industrial- nos evita enfermedades como la obesidad.

4. Además,  se adelantarìan otros quehaceres como dejar  la  ropa preparada, la mesa puesta y  exhibir  los alimentos que  se van a  consumir  a primera hora de la mañana. 

Mi amigo Pedro (75), con quien desayuno los sábados, me contó que tomar dulces por la mañana es una costumbre de toda la vida.  Por ejemplo, el 6 de enero,  día de la Epifanía, no puede faltar en la mesa el tradicional Roscón de Reyes.  

Los niños se levantan  con la ilusión de abrir los regalos que les han dejado los Reyes Magos la noche anterior, seguida de un hambre producida por el olor del roscón y el chocolate caliente que les espera en la mesa.

 "La influencia de la cultura en los desayunos españoles es más grande de lo que piensas" 

Pedro, me explicó que en los años 50 del siglo pasado, el privilegio de desayunar fuera estaba reservado sólo a los jefes y los directores de las empresas que se podían permitir llegar tarde al trabajo.
Mientras desayunaban leían el periódico para informarse de los últimos acontecimientos.

Si eres extranjero, seguro que comprenderás mejor las razones por las cuales los españoles desayunan tan poco. Si eres español, ahora eres más consciente de la influencia que tiene la cultura y el estilo de vida en nuestros hábitos alimenticios.

¿Desayunar como un rey, mendigo, príncipe, dulce, salado, sano?

¡Es tu elección!

Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching Transcultural

ACERCA DE LA AUTORA


MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y "one to one" a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Mis primeros 5,000 contactos en Linkedin


¡Mis primeros 5,000 contactos en linkedin!

Me considero una persona tímida, quizá por ello,  me costó mucho romper mis creencias negativas  para subscribirme a las redes sociales. El significado que yo le daba a publicar mis datos de manera pública, era revelar y compartir detalles de mi vida profesional que me pertenecían solamente a mí.

Algunas circunstancias de mi vida me hicieron cambiar de opinión.  A finales del 2009, de manera inesperada despidieron a todo el personal de mi departamento en una fundación pública en Madrid.  Alguien me sugirió que subiera mi CV en Linkedin, “una red de contactos profesionales a nivel internacional”. Me lo pensé mucho antes de lanzarme y por fin tomé la decisión, el 28 de octubre del 2010. 

En el año 2012, me apunté a un curso para utilizar esta red de manera profesional. Aprendí lo básico: crear mi propio grupo, hacer invitaciones personalizadas, publicar en los grupos, etc. Poco a poco las cosas han ido cambiando. Por ejemplo, ya no tengo que hacer invitaciones porque a diario muchas personas me hacen solicitudes para conectar.

¡Ha llovido mucho desde el 2010!

Si, han pasado 7 años y 4 meses. A día de hoy tengo 4,979 contactos, ¡estoy a punto de llegar a los 5,000!. Si divido esta cifra entre los 7 años de permanencia en linkedin, puedo decir que he conectado con 711 personas al año. ¿Esto es mucho o poco? Depende. En linkedin importa más la calidad, que la cantidad. ¿De qué te sirven 5,000 contactos si no consigues crecer profesionalmente? Esto se puede traducir en  el aumento de tu capital intelectual o en proyectos reales que se pueden monetizar.  ¡Eres tú quién se marca un objetivo! 

¿Qué he conseguido hasta ahora?

¡No me puedo quejar! A continuación, te menciono mis logros más destacados:

  • Lo más importante de todo es que he perdido la timidez. Recuerdo la primera vez que publiqué en el muro de linkedin, ¡me costó muchísimo darle al botón post! Ahora subo con regularidad los contenidos del blog de mi empresa Transculturality, aceptando con naturalidad que no todas las personas piensan igual que yo y que tienen derecho a disentir de mis opiniones.

  • He conseguido una audiencia consolidada en Madrid, la ciudad en la que resido. De hecho, 3,245 de mis contactos son españoles.



  • Algunas personas han contratado mis servicios profesionales porque me han conocido a través de esta red profesional. 


¿Qué es lo que quiero a partir de ahora?

En algunos artículos publicados por personas que han llegado a los 5,000 contactos solo te hablan de las maravillas de esta red social. Sin embargo, ¡no todo lo que brilla es oro! Para conseguir tus objetivos, tienes que focalizarte y trabajar de forma sistematizada y organizada.  

En mi caso, haciendo una crítica constructiva he observado que:

1. He contactado con personas de 49 países. Después de España, mis contactos proceden de los siguientes países en este orden: 2) Estados Unidos; 3) Colombia; 4) Reino Unido; 5) Argentina; 6) Honduras; 7) Alemania; 8) México; 9) Francia y; 10) Perú. 

2. La mayoría de mis contactos pertenecen a alguna de mis áreas de trabajo: 527 son del sector de la formación y el coaching; 451, del área de Recursos Humanos; 427, del área de consultoría, etc. 

¿Cuál es mi plan de acción?

Ahora que conozco mis puntos de mejora, quiero en primer lugar, incrementar mis contactos en Latinoamérica. Muchos latinoamericanos que hacen negociaciones con España desde sus países, y otros que se establecen aquí con la idea de emprender, cometen algunos errores por desconocimiento sobre las claves culturales básicas para realizar negociaciones eficaces.

En segundo lugar, me gustaría interactuar con personas de sectores profesionales distintos al mío. Estoy convencida de que surgirán sinergías profesionales en las que, -tanto tú como yo- podemos beneficiarnos de manera insospechada porque el aprendizaje en nuestra vida profesional también nos hace crecer en lo personal. 

Mi propuesta

Es muy sencilla. Ahora que he perdido la timidez en las redes sociales te invito a que visites mi perfil profesional y que contactes conmigo para explorar la posibilidad de realizar proyectos conjuntamente.

Y,  para terminar te digo que el mundo es demasiado amplio. Aprovecha la oportunidad y utiliza esta red de forma adecuada para contactar con personas de diferentes partes del planeta.

Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching Transcultural  



ACERCA DE LA AUTORA

MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y "one to one" a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.


martes, 30 de enero de 2018

No soporto las frases religiosas


No soporto las frases religiosas

La semana pasada tuve una sesión de coaching con una ciudadana española  residente en Alemania. Imparte clases de español y forma parte de un grupo de profesores cuya lengua nativa es el castellano.

Al inicio de la sesión mi clienta me dijo: Mercedes: “No soporto las frases religiosas de mis compañeros latinoamericanos”. Al profundizar un poco más, me di cuenta que se trataba de un grupo de Whatsapp de su centro de trabajo en el que participan profesores españoles y latinoamericanos.

El punto de vista de mi clienta es que el trabajo y la religión no deben mezclarse. Para ella, es una falta de respeto que sus compañeros latinoamericanos utilicen un lenguaje religioso en el contexto laboral. 

Cuando le pregunté a qué se refería exactamente me contestó que los chats estaban llenos de frases como estas: 

Para saludar: “Buenos días que el señor ilumine sus corazones”, “Hola grupo que el señor les ayude a conseguir sus metas laborales”.

A modo de despedida: “Bendiciones”, “Que el señor te bendiga”. 

Cuando tienes un problema: “Confía en Dios”, “Para Dios nada es imposible”. 

Cuando has superado una situación: “Dios no abandona a nadie”, “Cada uno puede con su cruz”, etc.

Le pedí a mi clienta que encontrara una solución a su problema y enseguida se planteó tres opciones:

1. Solicitar a sus compañeros latinoamericanos que no utilicen frases religiosas en el entorno laboral. Mi clienta es consciente de que las creencias religiosas están influenciadas por el entorno cultural en el que crecemos y que el lenguaje religioso se aprende desde la infancia en la familia y en la escuela. 

Lo que le causaba mayor impacto es la mezcla  entre religión y política, cuando   los  políticos  mencionan a Dios en sus intervenciones públicas.   

Concluyó que  dicha solicitud le ocasionaría  antipatías  o distanciamiento por parte de  sus compañeros , al considerar su rogativa como una intromisión  a su libertad religiosa e identidad cultural en la que el hecho religioso es una constante en todos los ámbitos de la vida.

2. Abandonar el grupo de WhatsApp. "Sería un alivio", - me dijo, acompañando su reflexión con un suspiro. Y agregó: “A diario no me tendría que tragar ese montón de frases religiosas que no tienen nada que ver conmigo”. 

Después de unos minutos en silencio, me comentó: "El problema sería  dejar de recibir información  puntual sobre cuestiones laborales que me afectan".  Por ello, concretaba que, pese a  soportar  las glosas religiosas,  lo cierto es que  el grupo le aportaba  respuestas  para el mejor  desenvolvimiento de  su trabajo.

3. Permanecer en el grupo ignorando las frases religiosas. "Es la opción más difícil de todas pero me temo que es la más viable". Y agregó: “Pero me gustaría que hubiese reciprocidad”. Y me explicó que, muchos latinoamericanos en su entorno critican a los profesores españoles por su tono de voz alto y por la utilización de palabras malsonantes y consideradas como de mala educación en Latinoamérica. “Una cosa por otra Mercedes”, me dijo con una sonrisa.

Otra opción que no mencionó mi clienta y que podría ser útil para todos, es distinguir en que entornos podemos comportarnos de una u otra manera. 

En todo caso, nuestras reacciones deberán ir encaminadas a no empeorar la situación siempre que el flujo de información que se recibe en el whatsapp no se vea contaminado con expresiones de carácter religioso o de otra naturaleza que puedan desnaturalizar la esencia o calidad del contenido informativo que se recibe.

Hay comportamientos que parecen que no tienen importancia. Sin embargo, lo que para unas culturas puede ser algo normal o natural, para otras puede ser algo atípico o artificial.

"Modificar algunas costumbres en determinados momentos de nuestra vida -sin que estas afecten nuestros valores personales- se convierte en una joya para convivir con personas de otras culturas”.

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga Experta en Coaching Transcultural 

ACERCA DE LA AUTORA

MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y "one to one" a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.





miércoles, 24 de enero de 2018

El mentoring se viste de mujer


El mentoring se viste de mujer

Recientemente, he trabajado en algunos proyectos relacionados con la metodología del mentoring. Uno de ellos, se realizó en una institución en la que la mayoría de su personal eran hombres. Y el otro, se desarrolló en una institución académica en la que la mayoría eran mujeres.

En los dos sitios era imprescindible formar mentoras. Lo que captó mi atención es que  cuando hablamos de mentoring, la imagen que resalta, es la de un hombre instruyendo a otro. ¡No me extraña! 

Si profundizamos un poco en el origen de esta palabra podemos constatar que en la Antigua Grecia, Mentor era un nombre propio que se dio a conocer en la obra “La Odisea” escrita por Homero. 

El protagonista de La Odisea, es el rey Odiseo que se marcha a la guerra de Troya. Su hijo Telémaco queda en manos de su amigo Mentor quien  se encarga de convertir a su pupilo en un hombre de bien.

Los años transcurren, Telémaco se convierte en un adolescente y sale en busca de su progenitor. Algunas versiones apuntan que Atenea, la Diosa de la Guerra, se disfraza de hombre y le acompaña en esa importante aventura que tiene un final feliz.

¡El despunte del mentoring!

La figura del mentor surgió entre la década de los 70 y 80. Su eficacia ha hecho que se extienda en todo el mundo y en diferentes sectores. En la actualidad goza de mucha credibilidad en el entorno laboral. Se utiliza sobre todo, para retener a los empleados con talento, evitar la rotación de personal, y ayudar a que los mentoreados desarrollen su carrera profesional. 

Algunos autores suscriben que las personas que reciben una mentoría perfeccionan sus habilidades profesionales y obtienen mayores ingresos económicos.

Hasta hace algunas décadas los hombres eran los únicos que ocupaban altos cargos en las empresas y puestos políticos. Por lo tanto, eran los responsables de impartir procesos de mentoring, que consisten principalmente en supervisar tareas técnicas, dar apoyo emocional y convertirse en un modelo para sus mentorizados en un campo específico.

Con el paso de los años, las mujeres estamos teniendo la posibilidad de ascender a puestos ejecutivos y a ocupar posiciones relevantes a nivel internacional.

Las mujeres creían que para ser buenas líderes tenían que imitar a los hombres en tareas relacionadas con la dirección y  gestión de personal. Algunas llevaron estas creencias erróneas a extremos insospechados. 

Por ejemplo, se dice que Margaret Thatcher, primera Ministra de Reino Unido, y apodada la “Dama de Hierro” contrató a un logopeda para conseguir que su tono de voz fuera más grave con el fin de ejercer más autoridad entre sus subordinados. 

Otras mujeres, se han vestido de hombres con la idea de ser más aceptadas y respetadas por sus compañeros de trabajo.

Desde mi perspectiva, imitar a un hombre para tener autoridad nos desmerita como mujeres. Los mentores y las mentoras, son personas cualificadas para acompañar el desarrollo profesional de otros y es precisamente, la combinación de sus conocimientos y de su experiencia las que los habilitan para hacerlo. Añadir las diferencias de género y sexo, puede resultar muy enriquecedor.

¡Necesitamos que el mentoring se vista de mujer!

La carencia de modelos de mentoras ha hecho que la figura del mentor se replantee y sufra una metamorfosis. 

Muchas mujeres con altas cuotas de poder en el mundo quieren contribuir con su experiencia al desarrollo profesional de otras mujeres -sin necesidad de convertirse en hombres-. 

En abril de 2017, 21 mujeres líderes de las empresas más importantes del mundo -desde Argentina hasta Zimbabwe- se reunieron en Washington para participar en un evento de la Asociación de Mentoring Global de Mujeres del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Desde hace doce años, esta asociación promueve que un grupo de mujeres influyentes inviertan dos semanas de su tiempo para transmitir sus mejores prácticas, experiencia y conocimientos a otras que tienen el potencial para convertirse en líderes. ¡Los resultados son impresionantes!

Conclusiones

1. Es necesario que las empresas inviertan sus recursos para formar mentoras que -desde sus vivencias como mujeres- acompañen a otras en el desarrollo de su carrera profesional.

2. Un hombre y una mujer son parte de la especie humana pero su manera de ser, sentir, pensar y comportarse es diferente. 

3. La idea es la de aportar diversidad al mundo laboral y convertir las diferencias en una oportunidad donde los roles complementarios nos enriquezcan a todos.

4. No se trata de que las mujeres modernas sean como Atenea y se disfracen de hombres para lograr sus objetivos como líderes profesionales. 

El mundo sigue evolucionando y cada día se incorporan al mercado laboral más mujeres. Necesitamos mentoras que acompañen a otras mujeres en su desarrollo y crecimiento profesional.


Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching Transcultural
Supervisora de Coaches 

ACERCA DE LA AUTORA

MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y "one to one" a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.


miércoles, 22 de noviembre de 2017

Procrastinadores en el mundo


“Procrastinadores en el mundo”

Hace algunos años, la palabra procrastinación en España era una desconocida y para algunas personas  resultaba complicado pronunciarla. Yo la escuché por primera vez cuando un amigo se autodefinió como procrastinador. Al buscar su significado comprendí que se refería al famoso proverbio: “no dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy”.

En 1995 leí un libro llamado: “El Hábito de Postergar” escrito por Jane Burka y Leonora Yuen. Me pareció interesante porque me sentí identificada en muchos aspectos. En el año 2010, me inscribí en un taller para la Reducción de la Procrastinación, impartido por el coach Jaime Bacás. Aún resuenan en mis oídos las palabras admonitivas de Jaime: “tómate tu tiempo  porque quiero que en mi taller solo participen personas que rechacen su hábito de procrastinación”.

Nunca le pregunté a Jaime cuantas personas se habían interesado en su taller, lo cierto es que nos apuntamos solamente cuatro.

Luego, en el 2011 en un curso de “Formador de Formadores”, elegí para mi presentación final hablar sobre procrastinación. En aquel entonces, el diccionario de la Real Academia Española (RAE) no había admitido esta palabra que viene del latín procrastinare: pro (adelante) y crastinus (referente al futuro) que significa dilatar, postergar, aplazar, diferir, retrasar, o demorar alguna actividad.

La razón que hace que la procrastinación tenga un estigma negativo y que algunos  investigadores la consideren, enfermedad o  patología obedece a que aplazamos “sine die" actividades que son cruciales para nuestro desarrollo. 

Por esta razón, se habla de síntomas de la procrastinación relacionados con trastornos psicológicos como la ansiedad, la depresión y el trastorno por déficit de atención.

En el 2012 impartí un taller sobre procrastinación en una escuela de coaching y su directora me invitó de manera cordial a que no la incluyera en el glosario de las patologías porque el coaching no aborda problemas psicológicos.  

En el 2013  me dijeron en una empresa privada que se sentían muy orgullosos de no tener empleados procrastinadores. “Nosotros, no padecemos ese problema”, - apuntó con aseveración una responsable de recursos humanos.  

El psicólogo canadiense Timothy Pychyl, adscrito a la Universidad de Carlton, Ottawa, dice que “procrastinamos para sentirnos bien”. Y agrega, que es una contradicción porque  captamos que estamos haciendo algo que nos gusta y al mismo tiempo nos irrita no hacer lo que tiene importancia desde la perspectiva de nuestro bienestar.

 ¿Cuáles son las actividades cruciales de nuestra vida que podemos postergar?

Las hay en todas las áreas de nuestra vida. Las más evidentes son las de nuestro ámbito laboral.  ¿Te ha ocurrido cuando sabes  que tienes que entregar un informe a final de mes? Los días pasan y a pesar de que tienes esa tarea pendiente no la haces. Una semana antes sientes ansiedad e incluso puedes  perder el apetito. El día anterior a la entrega no duermes hasta que la concluyes. Entonces, cambias tus hábitos de sueño y de alimentación, tu pareja se enfada contigo y tu jefe se siente insatisfecho porque es probable que los resultados no sean óptimos.

Las explicaciones que se han encontrado al hecho de que procrastinemos son muchas. El psicólogo canadiense y profesor organizacional de la Universidad de Calgary Piers Steel, la achaca al uso de los ordenadores y los móviles. En broma se dice que cuando procrastinamos navegando en internet, intercrastinamos. Otros apuntan que procrastinamos porque no sabemos gestionar el tiempo y no planificamos de forma adecuada nuestras actividades.

Hay otras disquisiciones que tienen que ver con rasgos de la personalidad o la gestión emocional. Por ejemplo, se cree que son más proclives a procrastinar los perfeccionistas porque tienen miedo a cometer errores;  las personas que tienen baja autoestima y son dependientes, y por lo tanto, su necesidad de aprobación les impide avanzar; y las personas que son impulsivas y tienden a actuar de forma inmediata, cuando sienten un deseo, señala Steel.

Laureano David y Angarita Becerra, en el artículo “Los Procesos Básicos de Motivación y Memoria” (Revista Iberoamericana de Psicología, Ciencia y Tecnología en el año 2014), señalan que se procrastina porque se producen fallas entre la motivación, la memoria, los mecanismos regulatorios y de autocontrol de la conducta y otros procesos de aprendizaje.

¿La procrastinación es una epidemia mundial?

En 1998 Leon Mann, científico conductual, de la Universidad de Melbourne publicó en la Revista Internacional de Psicología, un estudio sobre “toma de decisiones”.  Los participantes provenían de tres culturas individualistas de habla inglesa: Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda y tres culturas colectivas de Asia Oriental: Japón, Hong Kong y Tailandia. Su cuestionario contenía declaraciones como: "Me retraso en tomar decisiones hasta que sea demasiado tarde".

Las respuestas revelaron que los estudiantes procedentes de culturas colectivistas  tardaban más  en tomar decisiones que los estudiantes de culturas individualistas. De hecho, los japoneses obtuvieron las puntuaciones más altas en dilatar las decisiones, seguidos por los taiwaneses, los hongkoneses, los estadounidenses, los australianos y los neozelandeses. Las diferencias entre los grupos no fueron tan grandes como se esperaba y sin embargo, estadísticamente si que hubo variaciones.

Joseph Ferrari, Doctor y profesor de Psicología en la Universidad De Paul en Chicago, quien lleva 30 años estudiando la procrastinación, apunta que esta es común en Canadá, Inglaterra, Perú, Austria, Polonia, Italia, Japón y en casi cualquier país del mundo que nos podamos imaginar. Según el artículo Procrastination without Borders, Heather Smith, explica que Ferrari ha realizado investigaciones en Estados Unidos, Australia, España, Turquía y Reino Unido y no ha encontrado diferencias significativas en las puntuaciones de procrastinación ni entre países, ni géneros.

Sin embargo, los métodos de investigación de Ferrari, tienen sus peculiaridades. Trabaja con personas de mediana edad, en lugar de estudiantes porque piensa que el 75% de los estudiantes son procrastinadores. Smith agrega que, Ferrari también recluta a muchos de sus sujetos de investigación en sus conferencias (sobre procrastinación, nada menos) o de las empresas que lo contratan como consultor. Esto tiene como consecuencia que los resultados de sus investigaciones arrojen datos más específicos sobre la población de Estados Unidos que de otros países.

Pasos para combatir la procrastinación

Hay miles de páginas webs, libros y artículos que te dan tips sobre cómo combatir la procrastinación. Yo te daré algunas ideas basadas en lo que a mi me ha funcionado.

1.     Percibir la procrastinación de forma neutra: no es buena ni mala y no está presente en cada momento de mi vida. Cuando aparece la interpreto como una señal para buscar mi bienestar emocional. ¿De qué me sirve hacer algo que me gusta y no disfrutar al 100% porque tengo la sensación de que tengo una piedra en el zapato?

2.     Utilizar un lenguaje compasivo: los alcohólicos anónimos cuando dejan de beber siguen llamándose alcohólicos porque son conscientes de su vulnerabilidad y de que en cualquier momento pueden volver a beber. Yo hago lo contrario, no me declaro procrastinadora el 100% de mi tiempo. Asumo que procrastino en determinados momentos.

3.     Técnica de los 5 minutos: me la enseñó Jaime Bacás. Consiste en realizar una actividad solo durante 5 minutos. Una vez que empiezo no puedo parar y esos dos minutos se multiplican por 10.

4.     Momentos de procrastinación: esta es una técnica adaptada del libro “Adiós, Ansiedad”, del Dr. David Burns. En el mismo el Dr. Burns propone escoger de forma deliberada momentos para sentirse ansioso. En mi agenda, siempre incluyo espacios de procrastinación que aprovecho para “whatssapear” o “intercrastinar” y luego continúo con mis tareas.

 Conclusiones

1. En los estudios que he leído sobre la procrastinación  en relación a sus causas, mecanismos, síntomas físicos, psicológicos y herramientas para combatirla las respuestas no son las mismas. Al contrario, hay muchas variaciones dependiendo de quién dirige la investigación, que metodología utiliza y en que país se realiza.

2. La procrastinación debe estudiarse desde una perspectiva psicológica y antropológica. Es conveniente tener en cuenta dimensiones culturales como la percepción del tiempo, las  culturas individualistas y colectivistas, las jerarquías, los valores y creencias de cada país.

3. Sobre la base de los estándares que se manejen en cada cultura se deben adoptar diferentes formas de percibir la procrastinación y sortear sus obstáculos. Por ejemplo, en Indonesia los subordinados se acoplan a la agenda del superior. Este pude dilatar el cumplimiento de las tareas el tiempo que considere oportuno.  En Japón, la autocrítica es una virtud. Por lo tanto, se percibe positivamente que un empleado se defina como procrastinador.

5. Desde el punto de vista psicológico, como apuntan Becerra y David, hay que considerar las complejas interacciones entre los componentes cognitivos, afectivo-motivacionales y conductuales.

6. Alegre (2014)  sugiere la necesidad de utilizar modelos explicativos y de evaluación e intervención diferenciales, no solo según los tipos y niveles de esa conducta, sino también atendiendo a aspectos relativos al desarrollo, la biología, el aprendizaje, la motivación, las características cognitivas y las circunstancias ambientales y sociales que rodean a quien procrastina.

7. Hemos procrastinado siempre y en todas las culturas. Hay muchas anécdotas que describen a procrastinadores que han cambiado la historia de la humanidad como Leonardo Da Vinci. Algunos sitúan el origen de la procrastinación en el budismo. Cuentan que Ananda, aprendiz directo de Buda, procrastinó durante mucho tiempo y dejó que su maestro falleciera sin preguntarle información relevante sobre los diferentes tipos de votos que hay en el budismo.

“Algunas personas aseguran que dejan las cosas para el último minuto a propósito porque trabajan mejor bajo presión, pero aquellos que de verdad procrastinan sufren con el retraso”.

Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching Transcultural
Whatsapp +34 666 090 580

ACERCA DE LA AUTORA

MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y "one to one" a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.


jueves, 9 de noviembre de 2017

¿Por qué los latinoamericanos piensan que los españoles tienen un estilo de comunicación directo?



¿Por qué los latinoamericanos piensan que los españoles tienen un estilo  de comunicación directo?

Una de las ideas más comunes que  tienen muchos ciudadanos latinoamericanos es que los españoles tienen un estilo de comunicación muy directo en su forma de hablar.

El estilo de comunicación es el modo en que hablamos, reaccionamos y nos expresamos con las personas en entornos  y situaciones diferentes de nuestra vida. El estilo va acompañado de nuestro lenguaje no verbal - gestos y tono de voz-.

Según algunos autores hay dos estilos de comunicación: directo e indirecto. 

El primero se produce cuando una persona expresa con claridad sus pensamientos, opiniones y sentimientos. Por ejemplo: “No me gusta la carne”.

El segundo se manifiesta cuando una persona se expresa con circunloquios e ideas vagas que  se contradicen entre sí y conducen a errores en la comprensión de los pensamientos, opiniones y sentimientos de sus interlocutores. Por ejemplo: “A veces como carne, otras veces no y hoy no sé si voy a comer carne”. ¿En qué quedamos?

Principales diferencias entre el estilo de comunicación entre españoles y latinoamericanos

Españoles/Latinoamericanos

Se expresan de forma más informal“tutean”./Se expresan de forma más formal, utilizan el “usted”.

Utilizan un tono de voz alto e imperativo./Utilizan un tono de voz más suave.

Mueven mucho las manos mientras hablan./Mueven las manos de forma más moderada.

Utilizan con menos frecuencia las fórmulas de educación: buenos días, buenas tardes, buenas noches, gracias, por favor, de nada, etc. /Utilizan con más frecuencia estas fórmulas de educación.

Se utilizan poco los títulos profesionales: doctor, abogado, licenciado, etc. /Estos títulos se utilizan con más frecuencia.

Al hilo de estas diferencias, recuerdo que durante una formación sobre coaching transcultural en Madrid, me llamaron la atención algunos comentarios de un grupo de latinoamericanos que venían de Chile, Colombia, Brasil y Ecuador. Una participante chilena decía: “Ahora vamos a hablar al estilo español” y a continuación imitaba a los madrileños: “Ponme una caña”.

No me extraña su asombro porque es posible que en Latinoamérica al ir a un bar, cafetería o restaurante, la misma petición se haría de forma distinta: “Hola, buenos días, ¿por favor, sería tan amable en ponerme una caña?"

El cambio cultural que se ha producido en España en los últimos años y la llegada de la democracia, provocó una distensión en el uso algunas costumbres, así como la desaparición  ciertos formalismos. 

Hoy en día el “tuteo” se utiliza por personas de todas las edades, incluyendo a los niños que se dirigen a los mayores. Se ha eliminado el tratamiento de doctor o profesor que acompaña a quien detenta títulos universitarios y prescindimos de las normas de cortesía esenciales como dar los "buenos días" antes de iniciar una conversación.

Si a todos estos factores le sumamos un tono de voz imperativo acompañado de gesticulaciones expresivas, es lógico que los latinoamericanos interpreten que se trata de un estilo de comunicación directo.  

¿Realmente los españoles son directos?

Depende de las circunstancias, del entorno en que se encuentren y de la región de donde provengan. Los gallegos son conocidos porque responden con otra pregunta.

Mira este ejemplo: Pregunta: “¿Quieres tomar el sol otoñal mañana?”. Respuesta: “¿A qué hora te vendría bien?”.

Los españoles son muy directos a la hora de expresar desagrado en las situaciones que consideran que no van a tener consecuencias negativas a largo plazo, como en el ejemplo citado arriba que consiste en decir abiertamente que no les gusta un plato de comida o determinado restaurante. O por ejemplo, cuando se sienten desagraviados o interpretan que han recibido un trato injusto: si una persona no respeta el turno en una fila, es increpada de forma directa.

Sin embargo, en otras situaciones no son tan directos o quizás más contenidos. Cuando un español no tiene claro lo que quiere hacer, hay intereses laborales o económicos de por medio o le preocupa ofender a alguien, tiene un estilo de comunicación indirecto.

En un taller que impartí la semana pasada sobre estrategias para lograr el éxito en mujeres emprendedoras y expatriadas en España una de las participantes comentaba que cuando un español no quiere quedar con otra persona utiliza frases vagas como: “lo vamos viendo”, “nos llamamos”, “confirmamos la cita un día antes”, etc.

Y como estas puedo citar otras frases que se utilizan con cierta frecuencia en España y que pueden dar lugar a confusiones o malos entendidos: “me da igual”, “como quieras”, “te llamo luego” (y esa llamada no se sabe cuando se va a producir), “tenemos pendiente vernos”, “buscamos otro momento”,  (y no se concreta la fecha), “tú verás”, etc.

Podemos concluir entonces que:

1. Cuando hablamos de las similitudes y diferencias en los estilos de comunicación de diferentes culturas, estos estilos no solamente varían entre países y culturas, sino entre las personas y su personalidad.

2. Es importante entender la diversidad en los diferentes estilos de comunicación en cada región de un mismo país.

3. Tener un estilo de comunicación directo no implica hablar en tono imperativo, omitir fórmulas de educación, tutear, etc. Tiene que ver con transmitir de forma clara un mensaje.

4. El filósofo alemán Herman von Keyserling, decía que: “generalizar es siempre equivocarse”. Por esta razón,  no podemos decir que todos los españoles son directos. O en su caso, que todos los latinoamericanos son indirectos.

“Entender el estilo de comunicación en una nueva cultura es como un puzzle que hay que ir armando con tiempo y paciencia”.



Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching Transcultural


ACERCA DE LA AUTORA

MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y "one to one" a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.




Contacta


Copyright © 2015 TransCulturality All Right Reserved